jueves, mayo 15

Nómbrame, la grandeza de la autosuficiencia.

Nunca está de más echarle un vistazo al incendiario blog Nombrame (sin comentarios, ¿para qué?) ... yo me declaro fan absoluto de semejantes parrafadas que no dejan títere con cabeza, y hieren las sensibilidades de lo que merecen ser heridos. Debo decir que si hago un baremo de las sensaciones que me producen las cuchilladas de Nombrame se dividen entre "las que no estoy de acuerdo", y "las que no entiendo nada en absoluto de lo que se me está hablando". Sin embargo, encuentro una extraña sensación cercana al placer cuando comparto durante un párrrafo esa inocente y desvergonzada libertad con la que el autor cercena los miembros podridos de esta sociedad que poco entiende, y poco quiere entender. Me resulta altamente entretenido, y mientras me salpican la gotas de odio punk en la cara... me siento proyectado por un instante a esa extraña dimensión oculta entre la poesía y el hartazgo en la que el autor de Nómbrame se encuentra tan cómodo.
Aquí tenéis un instructivo fragmento, y AQUÍ el post completo:



"(...) Ésa es la verdad que se esconde en algún lugar de la siniestra mata de pelo enlacado de Enrique Cerezo. Cualquier día cobrará vida. El peluquero de Cerezo es un criminal, y el presidente del Atlético de Madrid con su cabello, que un día fijo que echa a andar, subvenciona y confirma a la vez que padece este asesinato del buen gusto."

Juas, enorme.

1 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Me he metido y no he entendido nada de nada

hay que comprar la entrada ya mamones!

viernes, 16 de mayo de 2008, 14:04:00 CEST  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Las opiniones y articulos de esta web son chorradas, no cometas el error de tomártelas en serio. Los comentarios, enlaces y/o imágenes realizados por terceros son responsabilidad de sus respectivos autores. Los Secuestradores de Iones no se responsabiliza de contenidos inadecuados u ofensivos dejados por terceros y se reserva el derecho de borrarlos o modificarlos sin previo aviso ni perjuicio alguno por parte de sus autores.