miércoles, enero 10

Ziggy Stardust y las Arañas de Marte


EL DISCO. The Rise And Fall of Ziggy Stardust & The Spiders From Mars es “el disco” por excelencia de Bowie. Ya sean los fans o la crítica especializada, siempre suelen ser bastante unánimes en cuanto a destacar este álbum entre la discografía del camaleón.
Medios gafapasta, proselitismo rockero o corporative magazines, da igual, todos coinciden en calificar este trabajo como el mejor, su obra maestra definitiva.
Desde mi punto de vista, estoy totalmente de acuerdo con todos ellos, quizá sea poco original y molaría más destacar por encima de todos algún otro oscuro disco para hacerme el guay y ser superespecial y mega-cool. Pero no, para mi este álbum es la cumbre creativa de David Bowie. Una cumbre a la que, también es cierto, se acercará en futuros trabajos pero que nunca superará.
Cinco años quedan de vida en la Tierra cuando un andrógino extraterrestre llamado Ziggy viene a nuestro planeta para convertirse en una estrella del rock’n’roll. Como no podía ser de otra manera lo consigue con creces. Y el mundo se rinde a los pies del señor David Robert Jones.
Marc Bolan ya ha editado un año antes Electric Warrior y es la primera estrella Glam. Pero Bowie, con este disco, lo eclipsa y se situa a la cabeza del movimiento que más aceite ha perdido en la historía del rock.
El dramatismo apocalíptico de Five Years, los guitarrazos de Moonage Daydream, el robo descarado del estribillo de Somewhere Over the Rainbow en la deliciosa Starman, el rock’n’roll de Hang On To Yourself, el ritmo trepidante (estamos hablando de Bowie no de Slayer) de Suffragette City, una de mis canciones favoritas del album, y la belleza melancólica e imperecedera de la que para mi es la joya de la corona: Rock’n’Roll Suicide y su increíble in crescendo son algunas de las razones por la que este disco es histórico. Una obra maestra.
Impresiona, también, pensar que Bowie contaba con tan sólo 25 años cuando se metió en la piel de su alter-ego alienígena más famoso. ¿Envidia? Pues claro…
No sólo el disco hizo historia sino que la gira también ha pasado a formar parte de los anales de los libros de rock, ya que el 3 de Julio de 1973 en el Hammersmith Odeon de Londres un joven Bowie ante el estupor del respetable se descolgaba con la siguiente declaración: “esta actuación permanecerá mucho tiempo en nuestro recuerdo, no sólo porque es la última de la gira sino porque es la última actuación que haremos jamás”. Y tras los gritos de sorpresa y desilusión Ziggy zanjaba su destino con la apropiadísima Rock’n’Roll Suicide a la vez que pasaba a convertirse en leyenda.

Para descargarse el disco pinchar aquí: http://www.megaupload.com/es/?d=AE0N0BTW

Momento en el que Bowie anuncia que es su último show, y Rock 'n' Roll Suicide, claro:




2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

qué grande, DumDum Boy... a veces se habla de discos oscurísimos, olvidadísimos y por supuesto, millones de veces inferiores a uno de los mejores discos jamás grabados... estoy de acuerdo contigo, Bowie tiene una carrera acojonante antes y después de ser Ziggy, pero su cénit es esta colección de canciones. Qué duda cabe, el documento (doble cd remasterizado o dvd -creo que existe también-) del concierto final pone los pelos como escarpias

jueves, 11 de enero de 2007, 0:15:00 CET  
Anonymous Anónimo said...

el video es buenisimo, yo lo he estao viendo estos dias y la seleccion de temas es insuperable. la gira tambien acaparaba aladdin sane y eso le daba aun mas atractivo

jueves, 11 de enero de 2007, 22:58:00 CET  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Las opiniones y articulos de esta web son chorradas, no cometas el error de tomártelas en serio. Los comentarios, enlaces y/o imágenes realizados por terceros son responsabilidad de sus respectivos autores. Los Secuestradores de Iones no se responsabiliza de contenidos inadecuados u ofensivos dejados por terceros y se reserva el derecho de borrarlos o modificarlos sin previo aviso ni perjuicio alguno por parte de sus autores.