jueves, diciembre 3

PIRATAS

Hay temas que me cabrean, y este es uno de ellos. HAciéndome eco de otros blogs que he leido por ahí (genial Esto es brooklyn), ya es hora de hablar un poquito de los artistas y su justiciera lucha contra la piratería. Pretende ser esto una opinión personal, un manifiesto, por parte de alguien, yo, que se gasta mucho dinero en música, y que no defiende el pirateo (ojo).

El amigo señor Don Luis Eduardo Aute (escritor, pintor, cantautor, ARTISTA), ha dicho esta semana que "En cinco años esto desaparece. No habrá canciones ni música". Será la tuya Aute, por que hace mucho que no haces nada realmente interesante, tu que pudiste haber sido el Leonard Cohen español (salvando las astronómicas distancias entre alguién que reconoce, con coherencia, por que está en esto, y alguíen que se cree, se cree ARTISTA). Aute, junto con otros ARTISTAS, ha entregado hoy un manifiesto firmado por muchos representantes del sector musical (ARTISTAS) que reclaman una ley de la música con medidas entre otras cosas, contra la piratería musical. El manifiesto viene firmado por entre otros, músicos, autores, compositores, intérpretes, productores, editores, mayoristas,distribuidores, mánagers....A pesar de que mi opinión es que en este manifiesto los firmantes mezclan churras con merinas, algunos de ellos (LOS MÁS ARTISTAS) se hacen eco de su papel hasta ahora como partícipes del movimiento cultural de un país (totalmente de acuerdo, en parte), a victimas de un movimiento que considera que viven del cuento y de unos bienes que deben ser gratuitos. Protestan contra la piratería (de acuerdo en parte), protestan contra la falta de recintos adecuados para la música (de acuerdo totalmente), hablan también en nombre del cine (ARTISTAS)...Léanlo, y ahora yo matizo (por que no soy menos ARTISTA).
La piratería es un hecho consustancial al ser humano, y más en un país de picaresca como España. Si ya en la Edad Media los monjes copiaban los manuscritos, no es menos cierto que hace pocos años a ver quien no era el primero en ir con un casette y grabarse un disco de un colega, un programa de radio, o un auténtico vari-vari. En esa época nadie protestaba, en parte por que los mecanismos de internet no estaban desarrollados y el fenómeno no era masivo, en parte por que la música todavía era un arte. Y lo era por cierta gente, no nos confundamos: ilustres artistas (y cito sólo de aquí), que podían gustar o no, pero que eran coherentes, comprometidos con una forma de ser y actuar. Hablo de Loquillo, hablo de Secretos, hablo de Platero, de Extremoduro, de Héroes, de muchos otros. Hablo de programas de televisión que situaban a la música como un aspecto fundamental de ocio y de cultura: tocata, la bola de cristal, incluso séptimo de caballería. Hablo del hecho de poseer un disco como una obra de arte, no solo a nivel musical, sino a nivel del producto en sí. ¿Y ahora?
En mi opinión, esta es una crisis de la Industria Musical , no de los músicos (al menos de lo que yo entiendo como músicos). Es una crisis de la venta de discos cada vez más industrializados, cada vez menos elaborados ( a nivel global), de discos con pocas o ninguna idea original, con escasos tres aciertos musicales, producidos y elaborados sin pasión, sin amor. Hablo de cuidar poco a los compradores, de inflar los precios a un nivel desorbitado. Hablo de un manejo absolutamente empresarial por parte de las grandes discográficas que no nos engañemos, pasan de la música como las farmacéuticas de los pacientes.
Y sin embargo cada vez más tengo la sensación de que ahora es cuando la música está en su máximo apogeo. Ahora los conciertos se llenan, a pesar de grandes precios (pero es en los conciertos, en el cara a cara, donde se debe ver a los ARTISTAS); ahora es absolutamente fácil el dar a conocer tu trabajo; ahora es más difícil esforzarte por cuidar a tu público, por encontrar nuevas vías de difundir tu trabajo, de eliminar los intermediarios economicistas. Según The tmes, losingresos de las discográficas están cayendo, pero no así los de los artistas, que están subiendo como la espuma a raíz de los conciertos.
¿Quién protesta? Los ARTISTAS. Pero utilizando a Orwell, TODOS SOMOS ARTISTAS, PERO ALGUNOS ARTISTAS SOMOS MAS ARTISTAS QUE OTROS. Que me protesten tipos que hace años que no sacan absolutamente nada bueno, que hacen canciones looking for paradise, que viven más pendientes de las radiofórmulas, de las revistas musicales de segunda, de la cuore...me repatea. QUe ellos juzguen que se les está robando sin hacer absolutamente nada de autocrítica me parece lamentable (del cine, ya hablaremos). QUe muchos de ellos hayan permitido, de la mano de las discográficas mayoritarias, de empresarios, de revistas mainstream, que la escena musical de este país se hay ido al garete me parece vergonzoso.
No a la piratería.
No a los precios abusivos de los discos.
No a los discos de mierda, sin ideas, sin nada, con canciones que transmiten lo mismo que un cactus.
No a los grandes intermediariosque inflan los precios de un trozo de metal con un cartón a los 20 euros.
No a los ARTISTAS. Si a los artistas.
Si a los nuevos medios de distribución de música.
Si a la música fresca, original, revival de calidad, clásica o innovadora, guste o no.
No a la música looking for the moving in the paradise ohhh ohhh ohhh ohhh, cadizfornication globalizadora entremos en los 40 por unos cuantos duros.
Si a la música en directo.
Si a la autocrítica.
ARTISTA: persona que studia el curso de artes; persona que ejercita algún arte bella;persona que actúa prfesinalmenteen un espectaculo teatral, circense...; persona que hace algo con suma perfección. (coloquen a los artistas preferidos en algunas de estas acepciones).
PIRATA: persona que, junto con otras de igual condición, se dedica al abordaje de barcos en el mar para robar; persona cruel y despiadada. (clasifiquense, si es que se consideran aludidos por ciertos ARTISTAS, en una de estas acepciones).

1 Comments:

Blogger anxlsuperstar said...

Lo que tiene que hacer el gobierno es cortar de una vez el tema de descargas y fomentar otros sistemas como Spotify que permiten escuhar cualquier cosa sin necesidad de "robarla". El que quiera regalar música que lo haga, como han hecho Reznor o Radiohead. Sólo que esto solo parece funcionar a los artistas famosos.

Gente que está empezando necesita el apoyo de una discográfica o distribuidora para darse a conocer y tener promoción, la autogestión (y no solo hablo de dinero sino de cuestiones de management o promo) es muy costosa para las bandas, ya que no se puede abarcar todo.

Otro tema son los conciertos, parece que la gente es allí donde decide gastar su dinero, pero volvemos a lo mismo, todo va para las bandas mayoritarias que son sobre todo viejas glorias. Sólo hay que ver festivales donde la media de edad de los artistas supera los 40 años. En que cojones están pensando los promotores???

La gente de 30 años que intenta salir ahora por el camino de la música se le puede considerar la genearción perdida.

Hay poquísimos artistas nuevos que esten llenando y también hay un problema por parte de los recintos. los dueños de turno, prefiern contratar bandas amateur porque no les pagan y el garito de todas formas se les llena.

Esto es un puto cáncer, porque la gente que se desvive por tocar o simplemente tienen algo de calidad tienen que luchar con otras propuestas que son meros hobbies y les da igual cobrar o no cobrar.

Hay que poner un caché minimo para todos! Así se contratará realmente algo válido.

Y esto lo dice, alguien que disfruta tocando en los escenarios y rara vez le pagan algo por ello. No debería ser así, pero para darse a conocer parace que hay que pasar por el aro. Que injusto!

jueves, 3 de diciembre de 2009, 14:35:00 CET  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Las opiniones y articulos de esta web son chorradas, no cometas el error de tomártelas en serio. Los comentarios, enlaces y/o imágenes realizados por terceros son responsabilidad de sus respectivos autores. Los Secuestradores de Iones no se responsabiliza de contenidos inadecuados u ofensivos dejados por terceros y se reserva el derecho de borrarlos o modificarlos sin previo aviso ni perjuicio alguno por parte de sus autores.