lunes, marzo 8

The Gits


THE GITS

Es una pasada recordar la cantidad de bandas enormes que nos brindó la capital de Washington en el corto periodo de finales de los 80 (underground) y principios de los 90 (éxito mainstream).
Ahora que Alice In Chains están disfrutando de un éxito sin precedentes con su vuelta (Your Decision y Check my brain nº 1!!!), la posible vuelta de Soundgarden, Pearl Jam que disfrutan de una posición de clásicos y Nirvana convertidos en mito, no está de más recordar alguna de las bandas que no acabaron de triunfar en aquella época pero que han quedado en la memoria de mucha gente. Los casos "malditos" serían los de Mother Love Bone y The Gits por las trágicas muertes de sus líderes.

Hoy hablaré de The Gits, un grupo del que llevo leyendo más de 10 años y que hasta ésta semana jamás me había acercado a su música. El popu siempre ha tenido devoción por esta banda, les ha dedicado muchos artículos e incluso portadas a lo largo de esta década y han tenido muy presente la vida y obra de Mia Zapata y sus compañeros.

Yo por mi parte, conocía la horrible historia de la muerte de Zapata y había leido mucho sobre aquello que pasó aquel día negro de 1993. También recordaba aquellos recopilatorios llamados Home Alive que salieron para recaudar fondos en beneficio de la defensa de mujeres tras la muerte de Mia y por supuesto también sabía que Joan Jett se había involucrado en el tema grabando un disco con los miembros restantes que se llamó Evil Stig (un anagrama de The Gits).

Ha sido con este disco (Evil Stig) que he descubierto la fantástica música de esta banda y he decidido escuchar los dos brillantes discos que sacaron en el '92 y '93 (ya póstumo).
Para empezar, lo más sorprendente es comprobar lo gran cantante que era Mia Zapata, dominando cada estilo del punk rock, a veces mas hardcore, otras más rockero y haciendo incursiones en el sonido carácterístico de Seattle o transformandose en una especie de Alanis Morrisette (por la forma de soltar algun verso) del grunge en temas como Precious Blood (impresionante!). Incluso se atreve con una balada melódica "made in seattle" a la altura de las grandes llamada A Change Is Gonna Come.



La brillante voz de Mia en A Change Is Gonna Come, a quién no le guste semejante canción es una ameba sin sentimiento.

Una fuerza enorme tenía la chica y el grupo sonaba compenetradísimo! Pueden recordar por momentos a los Nirvana o Hole más punks, pero los veo incluso precursores del sonido que Offspring imprimieron en Smash, por lo que su influencia ya sea directa o indiretcta seguro que ha sido importante, si no, que se lo pregunten a Brody Dalle de The Distillers.



Sonido puro Seattle en Precious Blood, Pearl Jam meets punk & Alanis Morrisette

Para mí su mejor disco es el póstumo de 1993, Enter The Conquery Chicken, un absoluto clásico punk de los '90 que me ha volado la cabeza estos últimos días.

Dadle una escucha a temas como Bob (Cousin O.) que es puro Nirvana/Offspring de los mejores tiempos, la brutal y aceleraísima instrumental Drunks, el especial sonido de Seaweed (uff, que temazo) o la trístemente premonitoria Sign For The Crab que hablaba de los serial killers.



Bob (Cousin O.), imprescindible. A que véis el sonido Nirvana o de Offspring en el tema!



El disco del '92 Frenching The Bully es más hardcore y no tiene esa producción tan buena como el póstumo, pero contiene clásicos como Second Skin que son imprescindibles.

Y bueno, ¿Qué le pasó a Mia Zapata?
Durante años (décadas) su asesinato fue una incógnita. Leí entrevistas o comentarios de su gente cercana a finales de los '90 y se intuía que estaban ya perdiendo la esperanza de encontrar algún día al culpable. No encontraban un motivo y se podía sospechar de cualquiera en el círculo de amistades de Mia (algo realmente jodido...).
A principios de ésta década, los avances de la tecnología y la pericia de un forense permitieron que la policía pudiera dar con el culpable y condenarle.
Resulta que el asesino había mordido uno de los pechos de Mia y había quedado un minúsculo resto de saliva que el avispado forense guardó por si las técnicas de reconocimiento de ADN mejoraban. Y así fue, en 2004, dieron con el monstruo que le había hecho eso a Mia. Se trataba de un inmigrante cubano rechazado por Castro que aceptaron los USA que seguramente se dedicó a hacer el mal ahí por donde fue, pero sólo se le ha atribuido de momento el asesinato de Mia.
Es bastante jodido pensar como Fidel Castro se deshizo de chusma como este asesino entre otros criminales y se los empaquetó a USA sin que estos supieran lo que les venía (tampoco consideraron nada, todo hay que decirlo...)


La serie que emite La Sexta, Crímenes Imperfectos, que tanto éxito ha tenido por las mañanas en nuestro país, le dedicó un capítulo entero a la muerte de Mia Zapata y la resolución de su caso que fue uno de los primeros en los que se utilizó la nueva técnica de reconocimiento de ADN.

Celebremos la vida de Mia Zapata con otra de mis favoritas de The Gits, Seaweed



En este blog os podéis hacer con la discografía e The Gits:

http://seattlearea.blogspot.com/2010/01/gits.html

Y aquí podéis descargar el capítulo de Crímenes Imperfectos, que aunque está en inglés se entiende bastante fácil. Yo lo pillé un día en La Sexta, como los repiten tanto es posible que lo hayáis visto los que os tragáis la serie.
Hay gente que por la noche me obliga a quitarla por mal rollo y no miro a nadie... jeje

Forensic Files: The Day the Music Died.
También existe un documental sobre la banda y la muerte de Mia más elaboardo que se puede ver en youtube, pero todavía no lo he visto, y también salen en el famoso Hype de los grupos de Seattle que pronto podré ver.

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Las opiniones y articulos de esta web son chorradas, no cometas el error de tomártelas en serio. Los comentarios, enlaces y/o imágenes realizados por terceros son responsabilidad de sus respectivos autores. Los Secuestradores de Iones no se responsabiliza de contenidos inadecuados u ofensivos dejados por terceros y se reserva el derecho de borrarlos o modificarlos sin previo aviso ni perjuicio alguno por parte de sus autores.