miércoles, marzo 7

Cristo, No Me Judas!!



Ante todo, ¿qué demonios es un No Me Judas? El No Me Judas Satanás (nombre completo) fue la sección estrella, para muchos de nosotros, de esa gran publicación musical, el Popu, que es la teta de la que han mamado rockeros y amantes de la música con actitud desde hace ya más de tres décadas.
El No Me Judas, decía, era una sección de la revista que el redactor jefe y gurú espiritual César Martín dedicaba a cualquier tema que él considerara de interés durante aquel mes (frecuencia con la que se edita la revista). Así pues, el bueno de César nos deleitaba con extensos artículos sobre aquello que le obsesionara mensualmente, ya fuera dentro del mundo de la música o ajeno a él.
Por las páginas de la susodicha sección han llegado a desfilar toda clase de personajes del entertainment (generalmente estadounidense). Desde rutilantes estrellas de la época dorada de holywood hasta los más anónimos y oscuros engendros del sideshow todbrowningniano pasando por el insondable universo de la serie b, las aberraciones nazis o los serial killers.
Un lugar donde podían cohabitar Frank Sinatra, Charles Manson, Tony Manero, los siameses Eng y Chang, Axl Rose y Mothra, la polilla gigante enemiga de Gozilla, es sin duda un lugar al que los Secuestradores de Iones nunca estaremos lo suficientemente agradecidos.


¿Nos hacemos unas pajillas?

Y es que ahora es todo muy fácil, con un clic de ratón hasta el último mono puede enriquecer su vida leyendo acerca de The Human Ostrich y su facultad para engullir ratas vivas. Pero en la era pre-internet (o cuando no estaba tan generalizado), en aquella edad media del saber underground, el No Me Judas era como un faro en la oscuridad y César Martín el Thomas Edison de la trash culture patria.
Es inegable la labor como comunicador/proselitista-alienador-de-mentes-involuntario que ha desarrollado este hombre. Sus textos eran adictivos y trasmitían entusiasmo y además hablaba de cosas inusuales y de difícil alcance para cualquier chaval de mi generación. Por eso y más The Man (como también se le conoce) se ha convertido ya por derecho propio en un icono de la subcultura de esté pais y se ha ganado que gente como yo/nosotros escribamos de él con el mismo afán y entusiasmo con el que él ha escrito de tantos y tantos y le otorguemos un tratamiento similar.



Clavadico a DiCaprio, tú!

Mi experiencia particular con el Popu y por ende con el No Me Judas se remonta a la primera mitad de los 90, no recuerdo cual fue el primer ejemplar que compré pero posiblemente fuera uno del 94 en el que salía Gilby Clarke (¡?) de portada. Eran años oscuros para los Guns (y lo siguen siendo) estaban a punto de separarse, o separados… o jugando a la pocha todos juntos por la tarde. O sea rumores y más rumores como es habitual en esta banda, los fans teníamos ganas de saber que coño estaba pasando y es por eso (supongo que como mucha gente de mi quinta) que me acerque al Popu por primera vez. El No Me Judas de aquel número estaba dedicado a Gozilla pero la verdad es que a mi me la sudó, yo quería leer la entrevista con Gilby y punto y eso fue exactamente lo que hice.
El primer No Me Judas que sí llamó mi atención, unos mese más tarde y también con portada de los Guns (Axl Rose, posible colaboración con Trent Reznor) fue uno dedicado a la relación profesional entre Robert De Niro y Scorsese. Aquel, NMJ si que me voló la cabeza (por utilizar alguna expresión populera más), no entendía muy bien que hacía semejante articulo (por extensión y por temática) en una revista de música pero el caso es que me moló. Luego, claro, el Popu se ha encargado de enseñarme (¿adoctrinarme?) a lo largo de los años que es una revista de rock’n’roll y que por eso mismo pueden tratar todos los temas que le salgan de los cojones y tal…
El caso es que aquel repaso a la filmografía conjunta de estos dos monstruos del celuloide hizo que una llama se encendiera en mi interior. De repente tenía unas ganas locas de ver todas aquellas películas que no había visto, por que salvo El Cabo del miedo y Uno de los Nuestros ¡del resto no tenía ni idea!
Ahora, muchos visionados después de Taxi Driver y de que se haya convertido en una de mis pelis favoritas no puedo más que echar la vista atrás y acordarme con nostalgia y agradecimiento de aquel definitivo NMJ.


Poti-poti apunto de hacer fruta a Mothra


La sección de marras no siempre fue lo que hemos llegado a conocer, de hecho incluso el nombre iba a ser diferente, ibas a ser bautizada como Cristo No Me Judas pero ante posibles quejas (eran otros tiempos, ahora daría igual) decidieron que Mefistófeles debía ocupar el lugar del Salvador.
Al principio constaba sólo de media página y un César Martín adolescente se explayaba a gusto con una verborrea típica de la edad (qué pasa troncos) y de la época (los 80) dejándonos para la posteridad unos textos que dan un poco de vergüenza ajena, todo sea dicho, pero que sin duda son el embrión de lo que llegaría a ser tan celebrado artefacto de entretenimiento. Si localizais algún antiguo popu ochenteno podréis dar cuenta de lo que digo.
Con el tiempo el No Me Judas se fue haciendo un hueco muy importante dentro de la revista siendo uno de los más grandes alicientes para comprarla y… un buen día la sección desapareció. Así como vino se fue.
Si bien es cierto que el NMJ ha vuelto de vez en cuando, también es cierto que la ilusión que me producía leer aquellas paginas principales ya no volvió.
Supongo que en el fondo soy un romántico y para la posteridad, en mi mente, siempre permanecerán aquellos dedicados a Howard Hughes, Cary Grant, Monty Clift (sí, me molaban los de Holywood), etc… ah! the old good times…




Un gran beso para un gran final, espero que os haya gustado.

12 Comments:

Blogger lorenZombie said...

Aquel de la serie B era para mondarse, y el de Yukio Mishima... son tantos y tan buenos...

Nuestro blog es un plagio malo del No me judas... pero ¡demonios! es tan divertido creernos César Martín aunque sólo sea un ratito...

jueves, 8 de marzo de 2007, 0:15:00 CET  
Blogger DumDumBoy said...

El de la serie B era cojonudo, ese Ro-Man!!!

jueves, 8 de marzo de 2007, 0:41:00 CET  
Anonymous manurhill said...

100 % de acuerdo el no me judas es mítico y lleno de recuerdos, los Guns, El planeta de los simios, etc etc etc etc. Hail César Martin

jueves, 8 de marzo de 2007, 8:26:00 CET  
Blogger anxlsuperstar said...

yo tarde en hacerme con la seccion, del popu me interesaba lo estrictamente musical y el correo que era divertidisimo, pero poco a poco empece a engancharme hasta hoy que si a the man le da la gana de publicar uno, es de lo primero que devoro.
puestos a recordar, el de andrew dice clay puede que fuera el primero que me enganchara.

jueves, 8 de marzo de 2007, 10:29:00 CET  
Blogger lorenZombie said...

a mi me enganchó el de G.G. Allin

jueves, 8 de marzo de 2007, 10:38:00 CET  
Blogger DumDumBoy said...

Joder el de G.G.Allin también es mítico... me temo que esa revista la perdí.

El de las parafilias.
El dedicado al mal gusto.
EL de Robert Crumb!!!!!

jueves, 8 de marzo de 2007, 14:17:00 CET  
Blogger lorenZombie said...

El de G.G. Allin tiene en portada a NIN cuando sacaron The fragile... y a Marylin Manson, que dice en portada "hemos eclipsado a Nine Inch Nails". Vergüenza le tenía que dar.

jueves, 8 de marzo de 2007, 14:31:00 CET  
Blogger j said...

Dios salve al popu!!! Aunque sorprenda que lo diga un gafapasta que poco a poco está mutando a un gorro de cowboy, una chupa de cuero, y una pulsera de metal.

jueves, 8 de marzo de 2007, 18:40:00 CET  
Blogger DumDumBoy said...

j, yo se de buena tinta que tu también tuviste tus escarceos con el popu en los años grunges.
Una pena que el sector más alternativo/indie tuviese que recurrir a un panfleto tan snob como es la RockDeluxe.
Te comprendemos y te perdonamos.
Afortunadamente, los Iones tenemos posibilidad de crear un espacio común.

jueves, 8 de marzo de 2007, 19:12:00 CET  
Anonymous Elena said...

El Popu y los No me Judas...cuantos momentos de adolescencia robados para leer esas hojas grapadas. Yo descubrí el Popu en casa de mi tío y aquello fue un enganche brutal.

Ahora mismo, que yo recuerde, me impactaron mucho los No Me Judas de Bette Davies/Joan crawford, el de Frances Farmer, el ya citado De Niro/Scorsese y el de Montgomery Cliff.

El de Howard Hugues, sencillamete, es insuperable

viernes, 9 de marzo de 2007, 23:37:00 CET  
Blogger kar said...

el popu fue, durante mucho tiempo, "lo mah grandeh". Y sin duda, The Man, todo un guru... apuesto a que todos los que leemos o hemos sido lectores del popu y tenemos un blog, hemos tenido nuestro momento The Man en más de una entrada. Yo sí, por lo menos. Nunca debería haberse deshedho de esa sección, junto con la del correo/apéndice, las que hacían realmente especial la revista. Supongo que es cierto, ahora haciendo un clic tienes toda la información NMJ que desees, pero quizás no era tanto lo que contaba, sino como. Un tema a priori que no me interesara, en un contexto NMJ se hacía más interesante...

when i was seventeen/it was a very goo year

PD: aviso proyectos nomejudianos en notas de kar, ahí queda eso

domingo, 11 de marzo de 2007, 12:25:00 CET  
Blogger DumDumBoy said...

Cierto Kar, el como lo contaba era en muchas ocasiones más importante que lo que contaba.
Hacía que te enganchases a temas ajenos a tus gustos (en cierto momento, por determinar).
Además, es mucho más romántico y tiene mucho más encanto leer una revista, que al fin y al cabo es un objeto artesanal y totalmenmte tangible.
Aunque no seré yo el que reste importancia a leer por internet. Hay sitios muy cuidados (incluso más fiables que mucha prensa convencional amén de más entretenidos) y la interrelación es inmediata (que también cuenta).

lunes, 12 de marzo de 2007, 19:05:00 CET  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Las opiniones y articulos de esta web son chorradas, no cometas el error de tomártelas en serio. Los comentarios, enlaces y/o imágenes realizados por terceros son responsabilidad de sus respectivos autores. Los Secuestradores de Iones no se responsabiliza de contenidos inadecuados u ofensivos dejados por terceros y se reserva el derecho de borrarlos o modificarlos sin previo aviso ni perjuicio alguno por parte de sus autores.