lunes, mayo 1

HISTORIAS IRREALES DEL MUNDO REAL

Me contaba el otro dia un amigo una historia, real, absolutamente delirante. Este amigo en cuestion es un gran amante de los toros, y tiene ademas un olfato escasamente desarrollado. Se encontraba en las ventas con una amiga, de gran olfato, viendo una corrida de toros, con un grupo de 20 chinos sentados detras suyo. A los pocos minutos del primer toro, la amiga le dijo si olia raro. El olfateo en varias direcciones sin notar nada extraño. La amiga le dijo que si, que olia mal, concretamente que olía a mierda. Mi amigo olfateo un poco mas y coincidio con su amiga;se miraron las suelas de las zapatillas, pero no había nada en ellas. El olor seguía al parecer aumentando, y la gente de los alrededores (una circunferencia, según mi amigo, de 8 o 9 metros) comenzaba a notar ese característico olor. A los pocos minutos, desesperado, un señor se levanto y grito: "a ver, quien se ha cagado!!!". Nadie contesto. Unos segundos más tarde, uno de los 20 chinos comenzó a olfatear, cuan cazador, y se fue dirigiendo hacia un compañero. Este estaba mirando hacia abajo, sudoroso... El chino olfateador comenzó a señalarlo al grito de "!se ha cagado, se ha cagado". Los encargados de la plaza invitaron al pobre a abandonar la plaza, a lo cual los 20 chinos respondieron poniendose de pie y abandonando sus localidades.
Surrealismo madrileño... o no?

2 Comments:

Blogger lorenZombie said...

jajajajajajaja

lunes, 1 de mayo de 2006, 17:02:00 CEST  
Blogger anxlsuperstar said...

q bueno, la historia podria ser perfectamente un gag de los simpson

martes, 2 de mayo de 2006, 12:30:00 CEST  

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Las opiniones y articulos de esta web son chorradas, no cometas el error de tomártelas en serio. Los comentarios, enlaces y/o imágenes realizados por terceros son responsabilidad de sus respectivos autores. Los Secuestradores de Iones no se responsabiliza de contenidos inadecuados u ofensivos dejados por terceros y se reserva el derecho de borrarlos o modificarlos sin previo aviso ni perjuicio alguno por parte de sus autores.