viernes, febrero 17

Drive



Drive es una de esas películas que marcan generaciones, como lo han hecho filmes de Tarantino en los ’90 o de Aronofsky en los 00, por poner un par de ejemplos de directores indies que han llegado a las masas.

Drive lo tiene todo, la estética, la cadencia, las actuaciones y la historia (sencilla y directa), para convertirse en un autentico referente cinematográfico en los años venideros. Ha pasado de ser una cinta absolutamente indie con vocación de clásico de culto a convertirse, tras su estreno, en un auténtico éxito de boca oreja que ya ha traspasado la barrera del mainstream.

Mi primer contacto con Drive fue meses antes del estreno cuando la pasaron por Sitges. Mis compañeros de clase habían quedado encantados y llevaron una copia pirata para comentar unas escenas de la peli. Ni que decir que las escenas que escogieron me dejaron totalmente descolocado… no tenía ni puta idea de que tipo de peli podía ser!! Unos títulos de crédito y una música absolutamente 80’s se mezclaban con un ritmo pausado de planos que sinceramente no esperaba. De hecho era bastante escéptico, porque vale… Ryan Gosling me había gustado mucho en Blue Valentine, pero tenía una percepción de él que no me convencía (el pasado vergonzoso del colega y pelis como El Diario de Noah no ayudan…) ¡Qué equivocado estaba!

En fin, nada más llegar a casa descargué la peli porque me picaba muchísimo la curiosidad y wow! Hacía tiempo que una película no se me hacía tan corta y no me quedaba tan absorto contemplando cualquier detalle.

El conductor encarnado por Gosling va camino de convertirse en el antihéroe de la generación. Poco se sabe de él, pero su carisma y su enigmática personalidad juegan un papel crucial para la magnífica atmósfera del filme. Es un personaje que se ha retratado varias veces en el mundo del cine negro bajo el arquetipo de la persona que está atrapada por un pasado intrigante u outlaw del que desea escapar. Aquí ya cada uno que saque sus propias conclusiones, ya que la película está cargada de referencias populares que serán estudiadas por toda la nueva hornada de fans que se viene encima.

Spoilers aparte, tan solo remarcar un inicio brillante y desconcertante, o en genial contraste de belleza y crudeza de la asombrosa escena del ascensor.

En cuanto al guión puede parecer que hay demasiadas casualidades, eso siempre lo he tenido en cuenta, pero está tan bien dirigido que funciona a la perfección para que la película sea dinámica y directa. Incluso momentos que en manos de otro director podrían haber jodido la peli llevándola a terrenos románticos, aquí están completamente justificados para meter al espectador de lleno en la historia y comprender de alguna manera la actuación del conductor.

Mención aparte para los secundarios, Albert Brooks sencillamente genial y qué decir de estrellas de la TV actual como Bryan Cranston (Breaking Bad, Malcolm), Christina Hendricks (Mad Men) o Ron Perlman (Sons Of Anarchy). Todos ellos demuestran que pueden saltar sin problemas a jugosos papeles de la gran pantalla.

A estas alturas supongo que todo el mundo ha visto ya la película, así que tampoco hay que extenderse demasiado. Una jodida obra maestra y Gosling demuestra que es el actor más a tener en cuenta del cine americano. Tiene la edad perfecta para convertirse en uno de los grandes y parece que lo está demostrando. Nosotros, al igual que él nos preguntamos donde está su nominación al Oscar... (incluso el bestia de Russell Crowe lanzó unos twits indignadísimo por no ver a Gosling ni a Drive en la lista de nominados)

Salvando las distancias, este caso recuerda cuando ninguneraron a Pulp Fiction frente a Forrest Gump. Cosas de la academia...

0 Comments:

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home


Las opiniones y articulos de esta web son chorradas, no cometas el error de tomártelas en serio. Los comentarios, enlaces y/o imágenes realizados por terceros son responsabilidad de sus respectivos autores. Los Secuestradores de Iones no se responsabiliza de contenidos inadecuados u ofensivos dejados por terceros y se reserva el derecho de borrarlos o modificarlos sin previo aviso ni perjuicio alguno por parte de sus autores.